Veganismo y deporte: recomendaciones para la dieta vegana

Comparte este artículo en tus redes sociales

La condropatía rotuliana, síndrome femoro-patelar o condromalacia rotuliana es una de las causas de dolor más frecuentes en la rodilla y una de las patologías que más pueden condicionar nuestros entrenamientos. Debemos tener presentes algunas recomendaciones en nuestros ejercicios de entrenamiento, ya que de lo contrario la sintomatología puede empeorar con el ejercicio. En este artículo del blog explicamos en que consiste la condropatía rotuliana, como se desarrolla, cuáles son las causas y los grados de lesión y como debemos tratarla. La condropatia rotuliana es un problema que suele afectar más al sexo femenino, a personas jóvenes y a aquellos que realizan actividad deportiva intensa.  En Wunder Training podemos ayudarte a tratar la condropatía rotuliana con fisioterapia y un buen plan de entrenamiento personalizado teniendo en cuenta las recomendaciones necesarias en esta patología.

¿Qué es la condropatía rotuliana?

La condropatía rotuliana es una lesión degenerativa de la superficie articular de la rótula provocada por el desgaste del cartílago. El cartílago es un tejido conectivo que recubre las extremidades de los tres huesos que forman la articulación de la rodilla: el fémur, la tibia y la rótula. La función del cartílago es amortiguar y permitir el movimiento entre estos huesos. Cuando la degeneración o lesión del cartílago de la rótula provoca dolor en la cara frontal de la rodilla lo denominamos: condromalacia rotuliana, síndrome femoro-patelar o condropatía rotuliana. Se calcula que esta lesión representa aproximadamente entre el 10% y el 25% de todas las consultas a especialistas en traumatología y fisioterapia por problemas en la rodilla.

Los síntomas que provoca la condropatía rotuliana son:

  • Dolor en la zona anterior de la rodilla, alrededor, detrás o debajo de la rótula
  • Es un dolor de tipo punzante y agudo, que se incrementa con el movimiento, especialmente al subir y bajar escaleras o al ponernos de cuclillas
  • A veces aparecen crepitaciones con el movimiento y hinchazón alrededor de la rotula
  • Sensación de falta de fuerza o fallo de las rodillas, asociada a una debilidad del cuádriceps, especialmente de vasto interno
  • No suele haber dolor en reposo y generalmente los síntomas aparecen en las dos rodillas

Causas de la condropatía rotuliana

Muchas veces, no existe una sola causa que provoque la condropatia rotuliana y es la suma de varios factores la que provoca su aparición. Entre estos factores destacan:

Causas traumáticas

Golpes directos sobre la rótula, mala ejecución de ejercicios de cuádriceps que provoquen rozamiento entre fémur y rótula, subluxaciones de rótula y actividades laborales en las que se necesita apoyar la rodilla en el suelo de forma continuada.

Causas biomecánicas

Atrofia o debilidad muscular, acortamiento de la musculatura de la parte posterior de la pierna, rodillas en valgo, anomalías estructurales en la rótula, asimetría en la longitud de las piernas o una mala técnica de carrera que acaban provocando una mala alineación patelofemoral y la aparición de la condropatía rotuliana.

Causas Infecciosas, reumáticas o metabólicas

Ácido úrico, infecciones articulares, diabetes y sobrepeso.

Causas degenerativas

Degeneración del cartílago que aparece de forma lenta y progresiva en personas sedentarias, con una mala alimentación, con profesiones agresivas para la rótula o por un exceso de ejercicio en deportes como el maratón o el atletismo.

Grados de la condropatía rotuliana

Existen varios grados para determinar la evolución de la condropatia rotuliana:

  • Grado 1: existe edema y el cartílago rotuliano ya está reblandecido
  • Grado 2: alteración en la superficie del cartílago, en las artroscopias se puede apreciar como si el cartílago se deshilachara
  • Grado 3: las alteraciones alcanzan las capas más profundas del cartílago
  • Grado 4: aparecen ulceras y alteraciones en el hueso subcondral, el cartílago prácticamente ha desaparecido

Los primeros grados suelen ser reversibles, en la mayoría de los casos, con fisioterapia y un entrenamiento específico encaminado a corregir las causas que provocan el problema, trabajando sobre todo la flexibilidad y fuerza muscular de la extremidad inferior. En los grados más avanzados es importante ponerse en manos de un médico especialista en traumatología para valorar opciones como pueden ser las infiltraciones con factores de crecimiento, ácido hialurónico, artroscopias de limpieza o cirugía.

Tratamiento de la condropatia rotuliana

1º Tratamiento médico y/o quirúrgico

Generalmente el tratamiento médico en todos los casos suele ser conservador, orientado a controlar los síntomas y prevenir dentro de lo posible que la patología avance:

  • Antinflamatorios y analgésicos para reducir el dolor y la inflamación de la zona afectada
  • Tratar el sobrepeso si es el caso
  • Fármacos condroprotectores
  • Suplementos vitamínicos como el colágeno, la vitamina C o el magnesio
  • Infiltraciones con ácido hialurónico o plasma enriquecido (PRP)
  • El tratamiento quirúrgico es infrecuente y solo si los síntomas son muy severos o el tratamiento conservador no ayuda a aliviarlos de forma suficiente se suele valorar la cirugía.

2º Fisioterapia y recuperación funcional

El tratamiento de fisioterapia y recuperación estará enfocado a disminuir el dolor, reducir los síntomas, y corregir las causas biomecánicas relacionadas con la aparición de la patología.

  • Electroterapia
  • Magnetoterapia
  • Diatermia
  • Técnicas manuales, masoterapia
  • Osteopatía
  • Liberación miofascial y fibrolisis diacutanea
  • Estiramientos
  • Vendaje neuromuscular
  • Reposo parcial, descanso activo o cambio de modalidad deportiva durante un tiempo

3º Flexibilidad y aumento de la fuerza muscular

Para recuperarnos totalmente de la condropatía rotuliana debemos incluir, cuando el estado de la lesión lo permita, un entrenamiento de fuerza y de flexibilidad de todos los grupos musculares de la extremidad inferior, especialmente de rodilla y de la cadera en nuestra recuperación. No debemos descuidar tampoco el entrenamiento de los músculos del resto del cuerpo como los abdominales, la zona lumbar y el tren superior.

Prestaremos especial atención dado su importancia en la lesión al fortalecimiento del cuádriceps. En las fases iniciales y agudas la electroestimulación, sobre todo del vasto interno, y las contracciones isométricas con la rodilla en extensión son interesantes. En fases más avanzada buscaremos un fortalecimiento dinámico de la musculatura teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • En la máquina de extensión de cuádriceps o leg press se recomienda trabajar con una rotación externa de 30º para reducir la presión sobre la rótula y estimular algo más el vasto interno. La ejecución debe ser lenta y los métodos superslow mejoran la tolerancia. No empezaremos el ejercicio desde abajo, sino que limitaremos el recorrido articular de la rodilla a los últimos grados de extensión. Aunque hay cierta controversia en este aspecto la mayoría de estudios recomiendan trabajar contra resistencia en un rom de 0-45º de flexión de rodilla. Existe consenso en recomendar no sobrepasar en estos casos un rom de 90º de flexión de rodilla para evitar la presión excesiva en la rótula durante el movimiento. En nuestro caso optamos por trabajar con un rom de 0-30º de rodilla, ya que nos aseguramos un menor impacto sobre la rótula y activamos sobre todo el vasto interno, al ser el responsable de los últimos 30º de extensión de rodilla.
  • En la prensa de piernas o leg press también es importante realizar el ejercicio con una rotación externa de 30º para reducir la presión sobre la rótula. Aunque en este caso podríamos trabajar con un rom algo más amplio de rodilla, siempre y cuando no haya dolor, recomendamos no sobrepasar los 90º de flexión de rodilla.
  • Para el fortalecimiento de isquiotibiales es preferible utilizar una máquina donde estemos estirados a sentados, es decir una prone leg curl en lugar de una leg curl, de esta manera conseguiremos un mayor estiramiento del recto femoral durante el ejercicio y reduciremos la presión deslizante, contribuyendo a reducir las irritaciones inflamatorias. En principio, si no hay dolor, podemos realizar el ejercicio con un rom total de rodilla.
  • El entrenamiento del glúteo medio con la máquina de abducción de cadera es muy importante porque este músculo tiene un papel fundamental en la estabilización pélvica y en las oscilaciones de la rodilla durante el movimiento. El fortalecimiento del glúteo puede ayudarnos a disminuir el dolor femoropatelar al mejorar la alineación de la extremidad inferior.
  • El entrenamiento de la flexibilidad nos ayudará a mejora la alineación de las extremidades inferiores y a disminuir la presión femoropatelar. Los estiramientos más indicados en la condropatía rotuliana son los de cuádriceps, isquiotibiales, gemelos, cintilla iliotibial y psoas iliaco.

Pronóstico y prevención de la condropatía rotuliana

En la mayoría de los casos, los síntomas desaparecen poco tiempo después (4-6 semanas) de iniciar el tratamiento conservador. En cualquier caso, es recomendable seguir una serie de medidas para su prevención, al ser una lesión con tendencia a reproducirse. Entre estas medidas preventivas destacan la importancia de controlar el exceso de peso, respetar los periodos de descanso y optar por deportes con menor impacto sobre la rodilla, mantenernos fuertes y activos, utilizar un calzado adecuado y realizar un estudio biomecánico de la marcha y de la pisada por si fuera recomendable el uso de plantillas.

Si quieres prevenir o recuperarte del dolor en tus rodillas causado por la condropatía rotuliana en Wunder Training podemos ayudarte a conseguirlo. Nuestros médicos especializados en medicina del deporte y rehabilitación valoran tu caso en un 1º Examen Médico Gratuito para diseñar tu plan de entrenamiento y recuperación adaptado a tus necesidades específicas.

EXAMEN MÉDICO GRATUITO

Si sufres dolor cervical, mareos, vértigos o te han diagnosticado una hernia discal ven a conocernos y descubre como el fortalecimiento muscular puede ayudarte a resolver tu problema. Examinamos tu caso sin compromiso para recomendarte el mejor tratamiento.

solicita un examen médico gratuito

EXAMEN MÉDICO GRATUITO

Si sufres dolor cervical, mareos, vértigos o te han diagnosticado una hernia discal ven a conocernos y descubre como el fortalecimiento muscular puede ayudarte a resolver tu problema. Examinamos tu caso sin compromiso para recomendarte el mejor tratamiento.

solicita un examen médico gratuito