Veganismo y deporte: recomendaciones para la dieta vegana

El paso de los años y un estilo de vida poco saludable acaba repercutiendo negativamente en el estado de nuestros huesos y articulaciones. Una de las principales causas del desgaste de las articulaciones es la pérdida de capacidad de producción de colágeno natural que el organismo experimenta con el paso de los años. Cuando las articulaciones se deterioran pueden aparecer molestias, dolor o incluso pérdida de movilidad. Por ello, es esencial mantener nuestras articulaciones en buen estado, mediante un estilo de vida activo, una buena alimentación y algunos consejos para prevenir el desgaste articular.

Haz ejercicio y, sobre todo, fortalece tu musculatura

Unos músculos más fuertes protegen mejor los huesos y articulaciones, por lo que se previene la aparición del dolor y de lesiones, y se mejora el rendimiento en el deporte y en la vida diaria. Por ello es muy importante realizar un buen entrenamiento de fuerza muscular. Para la ejecución de los gestos habituales de nuestra vida cotidiana no utilizamos toda la amplitud de movimiento de nuestras articulaciones, de modo que, con el tiempo, perdemos movilidad. En cambio, si realizamos un entrenamiento específico, ejercitaremos la amplitud de movimiento completa y, en consecuencia, recuperaremos movilidad. Evitar la práctica de deportes de alto impacto puede acelerar el deterioro de las articulaciones y provocar molestias en la zona de forma más precoz.

Evita el sobrepeso

Un mayor peso corporal implica directamente una mayor sobrecarga de las articulaciones, sobre todo las de extremidad inferior como tobillos y rodillas y en la parte baja de la espalda. Sigue una alimentación equilibrada y un estilo de vida activo para conseguir un peso saludable.

Muévete de manera regular y vigila tu higiene postural

Vigila cuanto tiempo pasas sentado sin moverte. Cada hora u hora y media levántate y camina un poco. Aprovecha para mover tus articulaciones, cuello, hombros, brazos y piernas. De esta manera relajarás tus músculos y mantendremos la movilidad y flexibilidad de las articulaciones. Otro aspecto importante a tener en cuenta es vigilar nuestra postura en el día a día. Realizar las actividades cotidianas con una buena higiene postural nos ayudará a evitar sobrecargas y desgastes prematuros en nuestras articulaciones.

Haz un entrenamiento especifico de flexibilidad y movilidad

A menudo, lo descuidamos y debería ser una parte importante de nuestro entrenamiento. El entrenamiento de la movilidad articular y los ejercicios de flexibilidad muscular han de estar presentes de forma fija en nuestra rutina de entrenamiento. De la misma manera que ocurre con la fuerza y la resistencia, el paso de los años y un estilo de vida poco saludable hace que la movilidad natural de nuestro cuerpo se deteriore. Con el tiempo esto puede provocar la aparición de problemas y lesiones en nuestro aparato locomotor. Los equipos de estiramiento de Wunder Training permiten realizar programas para mejorar la movilidad de la columna vertebral, las caderas, las rodillas, los hombros, los codos y las muñecas. Además, permiten el estiramiento de los principales grupos musculares. Nuestros profesionales te guían en el uso de estos dispositivos y diseñan tu plan específico de ejercicios de flexibilidad, integrándolos en tu plan de entrenamiento personalizado.

Refuerza tu dieta con un aporte adicional

Sigue una dieta variada, haciendo especial hincapié con los lácteos (fundamentales para fortalecer los huesos), las proteínas (para los músculos) y las vitaminas A, C y D. Si lo deseas puedes optar por complementar tu dieta con algunos suplementos. Los más representativos en el cuidado de las articulaciones son el colágeno, el ácido hialuronico y el magnesio. Estos suplementos pueden ayudarte en el cuidado de tus articulaciones.

Consulta un especialista en fisioterapia 

Si las articulaciones no funcionan bien o hay dolor se acaba afectando la cinética o movimiento corporal global. Puede que una pequeña molestia termine convirtiéndose en una lesión importante si no se actúa sobre la misma desde el principio. Es mejor saber atajar el problema desde el comienzo y tratarlo de raíz antes de que sea tarde.

Los fisioterapeutas dan asistencia desde la aparición de la más mínima dolencia hasta una recuperación funcional global. La función de un fisioterapeuta es la de restablecer y preservar la salud. Técnicas como el masaje, las manipulaciones y movilizaciones articulares y los estiramientos son de gran ayuda para preservar la salud articular y minimizar los riesgos de lesión.