Veganismo y deporte: recomendaciones para la dieta vegana

El swing en el golf es un movimiento complejo que se realiza cuando se ejecuta un golpe y pretende maximizar la velocidad de la cabeza del palo en el momento de golpear la bola. La repetición constante de este movimiento repercute en los músculos, tendones, articulaciones y columna vertebral y esto, con el tiempo, puede derivar en lesiones si no se realiza correctamente o no estamos bien preparados físicamente.

Para evitar que el cuerpo sufra durante la realización del swing, te recomendamos tener en cuenta estos aspectos:

La postura

En primer lugar, es muy importante adoptar una postura correcta. Para tener una posición adecuada del cuerpo es necesario tener los pies separados igual al ancho de los hombros, con una rotación hacia fuera y con las rodillas ligeramente flexionadas. Además, hay que mantener la columna vertebral recta mientras el tronco está inclinando hacia delante.

Ejercicios de calentamiento

La realización de ejercicios de calentamiento antes de practicar el swing nos puede ayudar a evitar lesiones. Por ello, es recomendable estirar los músculos de las manos, muñecas, antebrazos, codos, hombros, columna vertebral y pelvis. Para realizar estos ejercicios de calentamiento y estiramiento podemos, por ejemplo, balancear el palo de golf aumentando la amplitud del movimiento gradualmente.

Empezar poco a poco

Si el cuerpo no está preparado para realizar el esfuerzo que supone el golpe swing podemos forzarlo y sufrir alguna lesión. Es más recomendable aumentar poco a poco la intensidad del swing hasta alcanzar el nivel deseado.

Fortalecimiento muscular

Es muy importante el fortalecimiento de los principales grupos musculares implicados en el swing. Cuanto más entrenados estén, mayor será la velocidad con la que moveremos el palo y, además, habrá menos posibilidades de lesionarlos. En Wunder Training el entrenamiento de Fuerza Muscular es el primer componente del Plan de Entrenamiento Personalizado. Nuestro equipo escogerá los ejercicios más beneficiosos y te enseñará a realizar los ejercicios de la manera adecuada. Por regla general los grupos musculares más importantes en el swing son:

    • De la extremidad inferior son los Isquiotibiales, los Cuádriceps, los Aductores y Glúteos
    • En el tronco, los músculos implicados son los Oblicuos abdominales, Rectos abdominales, Erectores de la espalda (principalmente el cuadro lumbar), el Dorsal Ancho y Pectorales
    • De la extremidad superior los más importantes son los Deltoides, Manguito Rotador, Bíceps, Tríceps, Flexores i Extensores de muñeca

Actividad aeróbica

Realizar actividad aeróbica regularmente proporciona la resistencia necesaria para evitar el cansancio o la fatiga en el campo de golf. La fatiga es un factor que puede perjudicar mucho nuestro juego: se reduce la fuerza muscular, los tiempos de reacción y movimiento empeoran, la agilidad y coordinación neuromuscular se reducen y la concentración y precisión disminuyen.

En nuestro Plan de Entrenamiento Personalizado los ejercicios de resistencia o cardiovasculares, generalmente, se realizan al final de la sesión. Mejorar la resistencia es esencial para mantener el nivel de juego y reducir la fatiga sobre todo en la última hora de juego. Este tipo de entrenamiento es el que nos ayuda a mantener la concentración, a mantener la precisión en un put definitorio o al tener que salir del bunker.

Ejercicios de movilidad y flexibilidad

Un programa exitoso de entrenamiento para golf ha de incluir ejercicios de movilidad y flexibilidad. La falta de movilidad y flexibilidad en el swing provoca:

    • Afectación y limitación del gesto técnico.
    • Aumento del riesgo de lesión.

Las zonas a las que hay que prestar especial atención son hombros, zona lumbar, tronco e isquiotibiales. Ser flexibles en estas zonas permitirá tener un swing más fluido y potente.

El material

Por último, es importante escoger material adecuado. El calzado de golf tiene que tener tapones bajos ya que los altos se encajan en el césped e impiden mover el pie al hacer el swing. Esto puede forzar las rodillas o los tobillos y provocar lesiones. También la anchura del grip es un factor a tener en cuenta para evitar problemas en los codos.

Siguiendo todos estos consejos conseguirás practicar el golf de una forma saludable y reduciendo las posibilidades de sufrir cualquier lesión. Hay que considerar todas estas prevenciones como parte fundamental del juego y añadirlas a nuestra rutina de juego.

SESIÓN DE ENTRENAMIENTO GRATUITA

Descubre tu plan de entrenamiento personalizado con una sesión gratuita

prueba gratuita

SESIÓN DE ENTRENAMIENTO GRATUITA

Descubre tu plan de entrenamiento personalizado con una sesión gratuita

prueba gratuita