El entrenamiento muscular aumenta la capacidad de rendimiento, la musculatura puede proteger mejor las articulaciones y se reduce la predisposición a lesionarse.

Cada deporte tiene un patrón de lesiones y sobrecargas musculares típico. Un entrenamiento muscular específico les pone remedio.

El entrenamiento muscular prepara tu cuerpo para la práctica deportiva de ocio e incluso de alto rendimiento. Sienta las bases para un deporte sano, ya que contribuye a la prevención de lesiones.

Las lesiones deportivas se producen mayormente cuando estamos cansados o realizamos un esfuerzo excesivo sin tener la condición física adecuada. El entrenamiento muscular aumenta la capacidad de rendimiento, la musculatura puede proteger mejor las articulaciones y se reduce la predisposición a lesionarse. El entrenamiento muscular debería implicar grupos de músculos que intervienen mayormente en un deporte específico. Pero además es necesario ejercitar otros grupos musculares que realizan un esfuerzo menor con el fin de que mantengan el peso de los músculos más fuertes.

Por ejemplo, un torso fuerte y estable es importante para casi todas las disciplinas deportivas. Los brazos y las piernas sólo pueden fortalecerse con la resistencia externa cuando el torso ofrece un punto de apoyo firme. Cuando falla la tensión corporal, no se aprovecha completamente el potencial de fuerza que poseen los brazos y las piernas.

LAS LESIONES MÁS HABITUALES

Cada deporte tiene un patrón de lesiones y sobrecargas musculares típico. Un entrenamiento muscular específico les pone remedio.

Es típico de los deportes de resistencia la carga durante horas de un grupo de músculos determinado debido a la monotonía del movimiento. Los corredores de larga distancia sufren sobrecarga en las piernas debido a una musculatura débil de la cadera. El síndrome de la tibia dolorosa se puede mejorar con un ejercicio de la musculatura tibial. En los ciclistas, los dolores por sobrecarga se concentran en las rodillas y la nuca. En el ciclismo de montaña, aún es más importante la fuerza del tronco, los brazos y los hombros.

Los golfistas deberían ejercitar principalmente la musculatura de la zona lumbar, los músculos de la pared abdominal oblicua y los músculos del antebrazo. Estudios científicos deportivos han demostrado que la región lumbar de la columna, los codos y las muñecas sufren especialmente sobrecargas, y que un entrenamiento muscular acompañado de la adquisición de una buena técnica puede ayudar a combatir estos problemas de salud.

En Wunder Training ofrecemos una preparación óptima para todas las disciplinas deportivas. Se fortalecen músculos, tendones, inserciones, huesos, ligamentos y cartílagos y con ello los protegemos de sobrecargas. En el entrenamiento muscular siempre se ejercitan los músculos agonistas y antagonistas (jugador y contrincante), por tanto se evita la formación de desequilibrios musculares y las consecuencias que acarrean para la salud. Así, identificarás en el deporte las sinergias lógicas de la fuerza, la resistencia y la coordinación. Si quieres empezar a practicar un deporte, te aconsejamos una preparación previa con un entrenamiento muscular durante medio año.

Wunder Training dispone de programas para los deportes más practicados:

Y si está federado a alguna de las federaciones deportivas con las que tenemos acuerdo de colaboración, obtendrá ventajas especiales en los servicios de Wunder Training.

Probar nuestro método de entrenamiento con una sesión introductoria gratuita.