Es un error pensar que debemos acostumbrarnos a vivir con dolor. Te damos algunas claves para aliviar el dolor de espalda.

Molesto, cambia el carácter, insoportable, desesperante… son algunas características que asociamos a esta molestia. Pero, ¿qué podemos hacer para aliviar el dolor de espalda? Existen múltiples alternativas, algunas más beneficiosas que otras, para intentar hacer frente a esta dolencia, cada vez más extendida por las malas posturas y el sedentarismo.

Reposo

La falta de actividad física no debe ser la solución al dolor de espalda, sino una consecuencia de este. Actualmente, hay evidencias científicas que coinciden en desaconsejar el reposo en cama como tratamiento del dolor de espalda. El reposo en cama aumenta la intensidad y duración del dolor, el grado de incapacidad, la duración de la baja laboral y el riesgo de que el dolor se haga crónico.

Tratamientos activos

Aunque el dolor sea un obstáculo para mantenernos activos, no debe impedírnoslo por completo. Pero ¡cuidado! Tampoco es cuestión de forzar la situación: hay que aplicar el sentido común y no llevar el dolor al límite. Los estudios demuestran que el movimiento tiende a relajar la musculatura, aliviando el dolor, mientras que posturas recurrentes, como el reposo en cama, contribuyen a hacerla más rígida y, por lo tanto, a aumentar el dolor. Un tratamiento activo, como ejercitar los músculos que rodean la columna, proporciona múltiples beneficios: mejora la postura corporal, proporciona mayor flexibilidad y previene e incluso elimina el dolor de espalda.

Fisioterapia

La fisioterapia no solo es un tratamiento eficaz para el dolor, sino que también previene su aparición. Engloba técnicas manuales (masajes, estiramientos, movilizaciones, etc.) y técnicas de medios físicos como la termoterapia o la electroterapia. Lo más importante es que, además de ser un tratamiento eficaz, el fisioterapeuta puede proporcionar recursos al paciente para que aprenda a evitar o a aliviar el dolor de espalda en el futuro. Los fisioterapeutas de Wunder Training dominan estas técnicas y con las manos, su herramienta principal, dan asistencia desde la aparición de la más mínima dolencia hasta una recuperación funcional.

Osteopatía

El osteópata intenta encontrar la causa que está provocando el desequilibrio en el cuerpo para liberarla y recuperar así la salud. Así pues, la osteopatía busca la causa primaria del desequilibrio y no se centra únicamente en la zona sintomática del paciente. La base de este procedimiento de actuación es que todos los sistemas del cuerpo están relacionados y trabajan conjuntamente, de manera que los trastornos en un sistema pueden afectar al funcionamiento de otros. Desde la columna vertebral tienen salida todos los nervios que irradian el cuerpo, por lo que su tratamiento es fundamental.

Medicamentos e infiltraciones

Para el aliviar el dolor de espalda suelen utilizarse analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares. Por su parte, con las infiltraciones se inyectan esos medicamentos directamente en la zona dolorosa para reducir la inflamación y mejorar el dolor, por ejemplo. Estas dos alternativas pueden aliviar el dolor en momentos puntuales y por un periodo de tiempo indeterminado, pero al no corregir la causa que provoca el problema, los síntomas pueden volver a aparecer.

Cirugía

La intervención quirúrgica corrige las anomalías estructurales que originan el dolor de espalda. Suele ser la última solución si existe una compresión importante o de más de un mes de duración de la médula o las raíces nerviosas, habiéndose comprobado que se debe a la anomalía estructural detectada.

Los años de experiencia de Wunder Training nos han demostrado que ejercitar la musculatura es fundamental para prevenir y tratar el dolor de espalda. Una espalda fuerte no siente dolor. El entrenamiento de fuerza, junto a nuestros especialistas fisioterapeutas y osteópatas, conseguirán que la persona afectada por la dolencia pueda recuperar su bienestar y calidad de vida.