Veganismo y deporte: recomendaciones para la dieta vegana

Si no hacemos algo para remediarlo, entre los 30 y los 80 años perdemos alrededor de un tercio de nuestra fuerza. Este fenómeno se conoce como sarcopenia y consiste en la pérdida de masa muscular durante el envejecimiento. En este proceso el músculo va siendo reemplazado por tejido conectivo y adiposo, lo que provoca una disminución de la fuerza muscular, a menudo agravado por un incremento de nuestro peso corporal. Junto a la osteoporosis son dos de los principales factores que determinan nuestra longevidad y calidad de vida.

La edad no es una excusa para sentirnos débiles

“Mayores y fuertes”. A primera vista, parece que sean términos contradictorios. La asociación entre envejecimiento y fragilidad o debilidad está muy extendida. A pesar de que los geriatras han reconocido hace tiempo los problemas originados por una pérdida importante de masa muscular, la tendencia ha sido considerar que un fortalecimiento muscular podía perjudicar la salud de la gente mayor. Pero más recientemente se ha comprobado científicamente que la gente mayor –tanto los que sufren algún tipo de limitación física como los que no– pueden incrementar de manera cuantificable su fuerza muscular, y lograr una mejoría palpable en cuanto a la movilidad funcional en su vida cotidiana mediante un fortalecimiento muscular bien dirigido. Puede resultar aconsejable practicar, al mismo tiempo, ejercicios complementarios de coordinación.

Los estudios han demostrado que, con un fortalecimiento muscular orientado a la salud, incluso cuando va dirigido a los más ancianos, se consigue la estimulación muscular y el incremento de la fuerza física. Cuanto mayor haya sido la pérdida de fuerza, más impresionantes serán los resultados conseguidos mediante este tipo de ejercicio.

Veganismo y deporte: recomendaciones para la dieta vegana

¿Debería la gente mayor ejercitarse de forma distinta los más jóvenes?

No necesariamente, ya que los principios biológicos son los mismos para unos y otros, aunque hay que tener en cuenta determinados factores. Por ejemplo, a medida que envejecemos, los tejidos pierden elasticidad, y esto afecta en particular a los vasos sanguíneos, que sufren una pérdida de agua.

Este proceso queda manifiesto en la piel, que, con la edad, se ve surcada por las arrugas. Lo mismo sucede con otros tejidos, tales como los de los tendones, ligamentos y músculos, que con la pérdida de agua pierden elasticidad. Con la edad disminuye también la actividad metabólica y, por ende, la secreción hormonal. Debido a estos cambios, los adultos de la tercera edad deben iniciar el ejercicio de forma más suave e incrementar el peso de modo más gradual que los jóvenes. Así pues, la fase de introducción, en parte diseñada para restaurar la movilidad natural, debe ser algo más larga. El propio médico de cabecera, o bien la evaluación médica que Wunder Training les ofrece, ayudan a disipar cualquier duda al respecto.

Tener un cuerpo fuerte y en forma no es únicamente una cuestión de edad. Aquello que con frecuencia se considera parte del proceso de envejecimiento a menudo resulta ser consecuencia de una falta de actividad y ejercicio. Cumplir años mayor no tiene por qué implicar debilitarse, ya que los músculos se pueden fortalecer a cualquier edad. Nunca es demasiado tarde para iniciar un programa de fortalecimiento muscular.

El principio básico es: sea cual sea su edad, siempre es el momento adecuado para iniciar un entrenamiento de fortalecimiento muscular orientado a la salud.

SESIÓN DE ENTRENAMIENTO GRATUITA

Descubre tu plan de entrenamiento personalizado con una sesión gratuita

prueba gratuita

SESIÓN DE ENTRENAMIENTO GRATUITA

Descubre tu plan de entrenamiento personalizado con una sesión gratuita

prueba gratuita