Veganismo y deporte: recomendaciones para la dieta vegana

¿Por qué hay tanta gente que deja de entrenar? Las estadísticas indican que menos de la mitad de las nuevas incorporaciones a los gimnasios se mantienen fieles.  La mayoría lo dejan durante los primeros tres meses, es decir, antes de recoger los primeros frutos de sus esfuerzos. ¿Por qué? Abandonan porque el entrenamiento no se ha convertido en un hábito. 

Al principio todo es nuevo, interesante o incluso emocionante. Los entrenadores son amables, uno conoce a gente agradable y tiene la sensación de que algo está cambiando en su cuerpo y en su mente. Sin embargo, tras ese período inicial, el entrenamiento va perdiendo su encanto: ha dejado de ser algo nuevo y se ha convertido en una rutina. En este punto, muchos gimnasios intentan conservar a sus clientes ofreciéndoles otros beneficios: desde todo tipo de clases revolucionarias hasta fiestas privadas o escapadas de fin de semana. Pronto, todas esas novedades resultarán también aburridas, de modo que los gimnasios deberán encontrar siempre soluciones nuevas. Además, esta forma de marketing tiene otro inconveniente para los clientes, pues les impide experimentar algo muy importante, algo que nosotros denominamos la experiencia de entrenamiento. Con eso nos referimos al bienestar que experimentas mientras entrenas y sientes tu propio cuerpo. Esta agradable sensación dura aproximadamente hasta una hora después del entreno, pero es poco probable que uno llegue a ese estado si cada vez hace algo distinto.

Al contrario de lo que sostiene la opinión generalizada, la repetición no tiene por qué ser aburrida. La repetición puede ser algo más profundo y más intenso; puede significar experimentar una sensación completamente nueva o desarrollar una nueva actitud respecto a la vida. Por desgracia, muchas personas sólo toman conciencia de su propio cuerpo cuando algo en éste falla.

El entrenamiento es necesariamente rutina, en el sentido de que el marco de trabajo será siempre el mismo. Sin embargo, si nos fijamos en el entrenamiento real, es decir, los ejercicios, veremos que cambia siempre. «La última vez logré hacer este ejercicio durante 55 segundos. Hoy he durado 60 segundos. La última vez, el ejercicio me pareció muy difícil, hoy en cambio ha sido fácil. Este ejercicio lo he hecho sin prestar demasiado cuidado y los músculos no han llegado a la fase de agotamiento, la próxima vez lo haré mejor.» Uno empieza a darse cuenta de que cada sesión de entrenamiento es bastante distinta. Si desarrollamos esta sensibilidad necesaria, el entrenamiento dejará de parecernos aburrido.

La música, las conversaciones en voz demasiado alta, los aparatos ruidosos y cualquier otro elemento que dificulte la concentración harán más difícil centrarse en los músculos y los órganos internos. Por este motivo en Wunder Training proporcionamos un espacio libre de estas distracciones y molestias para que puedas centrarte en lo más importante, tu entrenamiento.

La experiencia demuestra que quienes superan el primer año de gimnasio ya no lo dejan.

SESIÓN DE ENTRENAMIENTO GRATUITA

Descubre tu plan de entrenamiento personalizado con una sesión gratuita

prueba gratuita

SESIÓN DE ENTRENAMIENTO GRATUITA

Descubre tu plan de entrenamiento personalizado con una sesión gratuita

prueba gratuita