Veganismo y deporte: recomendaciones para la dieta vegana

Todos alguna vez hemos oído a hablar de las defensas y de la importancia de mantenerlas altas para protegernos de enfermedades infecciosas, de la fatiga y de otras complicaciones.

Existen muchos factores que pueden afectar a nuestras defensas. Hay factores internos como algunas enfermedades o nuestra edad, que no podemos controlar ni modificar. Sin embargo, hay una gran cantidad de factores externos que influyen en el sistema inmunitario y que sí podemos controlar. Algunos de estos factores, por ejemplo, son la alimentación, el tabaco, el alcohol, el estrés y el sedentarismo o falta de actividad física.

La mayoría de nosotros estamos pasando los últimos días trabajando muchas horas sentados y casi sin la actividad física habitual desde que estamos confinados. La vida sedentaria o la ausencia de actividad física afecta seriamente a nuestra salud. Uno de los principales síntomas que denotan esta falta de actividad son las deficiencias en el sistema inmunológico.

La actividad física moderada es el mejor remedio natural para proteger nuestro sistema inmunológico

El ejercicio físico activa el sistema inmune. Por eso, las personas que entrenan con regularidad sufren menos enfermedades en comparación a las que no realizan ejercicio (sedentarismo). Siempre se ha creído que practicar actividad física genera un efecto protector contra las enfermedades. Esto casi siempre es correcto, pero también se ha de tener en cuenta que la actividad física produce efectos positivos o negativos sobre nuestro sistema inmunológico según la frecuencia, intensidad y repetición con la que se realice.

El ejercicio moderado mejora el funcionamiento del sistema inmunológico, pero, por otra parte, un gran volumen o intensidad del mismo puede afectarlo negativamente. Cuando se realiza un entrenamiento de alta intensidad, se puede experimentar un bajón inmunológico por el gran estrés al que se somete el cuerpo. Esto tiene que ver con el sobreentrenamiento.

Muchos estudios han demostrado el efecto beneficioso de la actividad física sobre la salud de las personas que realizan ejercicio de forma habitual. Básicamente estos beneficios se deben a la activación del metabolismo de las grasas y a los efectos psicológicos del deporte para luchar contra el estrés, que tanto perjudica al sistema inmunológico.

La liberación de hormonas que se produce durante la práctica deportiva genera beneficios sobre el sistema inmunológico. Los niveles de adrenalina y de la hormona del crecimiento aumentan de manera considerable, favoreciendo la circulación de la sangre y la creación, por ejemplo, de glóbulos blancos.

Sin duda, este tipo de beneficios se acentúan entre los más jóvenes y los más mayores. El ejercicio físico se puede considerar como la mejor medicina preventiva para fortalecer las defensas.

En Wunder Training trabajamos con entrenamientos personalizados y adaptados a ti. Tenemos en cuenta tus objetivos, edad y condición física inicial. Nuestro método de entrenamiento, basado en 50 años de investigación científica, tiene muy presente la intensidad del ejercicio y la frecuencia con la que se debe realizar, contemplando el período de descanso entre entrenamientos. Por eso, solo son necesarias 1 o 2 sesiones de 60 minutos a la semana para mejorar tu salud y activar tu sistema inmunológico.

SEGUIMOS A TU SERVICIO

Para cualquier duda o consulta llámanos al 931484720 o escríbenos a info@wundertraining.com y estaremos encantados de atenderte.

SEGUIMOS A TU SERVICIO

Para cualquier duda o consulta llámanos al 931484720 o escríbenos a info@wundertraining.com y estaremos encantados de atenderte.