Mantener malas posturas en el trabajo puede ser una cuestión de malos hábitos

El entrenamiento muscular, controlado y realizado con regularidad, resulta altamente favorable para conseguir la estabilidad de las articulaciones y la columna vertebral y corregir ese desequilibrio muscular.

Frente al ordenador

Hoy en día, lo más habitual es que pasemos largas jornadas de trabajo sentados frente al ordenador. Las posturas sedentarias e incorrectas que provoca este hecho derivan en fuertes dolores, tensiones y contracturas en la región inferior de la espalda, fatiga muscular, y malestar en zonas como el cuello, los hombros, las piernas y las manos. Las lesiones comienzan a desarrollarse mucho antes de la aparición del primer dolor y la mayor parte de ellas se debe a efectos acumulativos: posturas incorrectas, hábitos de vida no saludables y un ritmo de vida estresante.

Permanecer muchas horas sentado frente al ordenador en una posición incorrecta sobre todo con la columna flexionada, supone una sobreexigencia para los músculos paravertebrales, que están a los lados de la columna. Un músculo exigido por encima de su capacidad de trabajo se agota y empieza a doler. Este dolor genera un reflejo que produce más contractura muscular. Cuando existe una zona lesionada, el organismo la inmoviliza para que deje de doler, por lo que de esta manera se origina un círculo vicioso de mala postura-contractura muscular-dolor. Esto finalmente origina una situación de dolor sostenido que debe solucionarse.

Músculos débiles

En muchos casos, el dolor de espalda es consecuencia de un debilitamiento de los músculos de la espalda. Unos músculos débiles provocan un menor soporte para la columna. Si el dolor persiste, hay una tendencia automática a evitar movimientos que lo acrecienten, este uso escaso debilita aún más los músculos. La sobrecarga en el trabajo, por tanto, no hace otra cosa que agravar esta situación.

Una postura normal indica un buen nivel muscular del tronco y un equilibrio regular de los músculos flexores y extensores. Por otro lado, es un requisito para tener unas características normales de suspensión de la columna vertebral. Una musculatura fuerte es imprescindible para una postura correcta, y el entrenamiento en Wunder Training puede ayudar a conseguirlo en pocos meses.

Un sistema muscular y óseo sano contribuye a que las actividades diarias parezcan más ligeras, ya sea andar, subir escaleras, cargar o levantar peso, etc. Combinar el entrenamiento de la fuerza, la resistencia y la flexibilidad son claves para mejorar nuestro estado físico.