Prevenir la hipertensión es vital para disfrutar de una mayor calidad de vida.

 

También conocida como tensión arterial alta o elevada, la hipertensión es un trastorno en el que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta.

 

Los vasos sanguíneos llevan la sangre desde el corazón a todas las partes del cuerpo. Cada vez que el corazón late, bombea sangre a los vasos. La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos (arterias) al ser bombeada por el corazón. Cuanto más alta es la tensión, más esfuerzo tiene que realizar el corazón para bombear. Por eso es importante prevenir la hipertensión, para evitar que el corazón realice un sobreesfuerzo. 

La tensión arterial normal en adultos es de 120 mm Hg1 cuando el corazón late (tensión sistólica) y de 80 mm Hg cuando el corazón se relaja (tensión diastólica). Cuando la tensión sistólica es igual o superior a 140 mm Hg y/o la tensión diastólica es igual o superior a 90 mm Hg, la tensión arterial se considera alta o elevada.

En ocasiones, la hipertensión causa síntomas como dolor de cabeza, dificultad respiratoria, vértigos, dolor torácico, palpitaciones del corazón y hemorragias nasales. Con todo, la mayoría de los hipertensos no presentan síntoma alguno, por lo que su diagnóstico se hace más difícil y, por lo tanto, se pueden desconocer los riesgos que plantea este problema.

Cuanto más alta es la tensión arterial, mayor es el riego de daño al corazón y a los vasos sanguíneos de órganos principales como el cerebro y los riñones.

Si no se controla, la hipertensión puede provocar un infarto de miocardio, un ensanchamiento del corazón y, a la larga, una insuficiencia cardiaca. Los vasos sanguíneos pueden desarrollar protuberancias (aneurismas) y zonas débiles que los hacen más susceptibles de obstruirse y romperse. La tensión arterial puede ocasionar que la sangre se filtre en el cerebro y provocar un accidente cerebrovascular. La hipertensión también puede provocar deficiencia renal, ceguera y deterioro cognitivo.

Las consecuencias de la hipertensión para la salud se pueden agravar por otros factores que aumentan las probabilidades de sufrir un infarto de miocardio, un accidente cerebrovascular o insuficiencia renal. Entre ellos cabe citar el consumo de tabaco, una dieta poco saludable, el abuso del alcohol, la inactividad física y la exposición a un estrés permanente, así como la obesidad, el colesterol alto y la diabetes. 

Trabajar los músculos para prevenir la hipertensión

La musculatura es nuestro mayor órgano metabólico. Por ello, desempeña una función central para el metabolismo de las grasas, la glucosa y el sistema óseo. Así, tanto el metabolismo energético como el calórico o el equilibro hormonal dependen de modo decisivo del estado de nuestra musculatura.

Una tensión arterial elevada en reposo pone en peligro el corazón debido a una sobrecarga permanente y daña las paredes de los vasos sanguíneos. Incluso una presión arterial normal elevada, la fase previa a la hipertensión, ya es peligrosa para las paredes de los vasos. Un entrenamiento muscular periódico disminuye la tensión arterial. Con ello, decrece el riesgo de un infarto o ictus. 

Además de evitar el sedentarismo con ejercicio físico y entrenamiento muscular, le ofrecemos otros consejos para prevenir la hipertensión: 

  • Reduzca la cantidad de sal en las comidas y evite alimentos en salazón, frutos secos salados, etc.
  • Evite las bebidas estimulantes, como café o té.
  • Siga una dieta sana y equilibrada, rica en legumbres, hortalizas, frutas y otros alimentos con fibra.
  • Lleve un estilo de vida saludable: no fume y modere e incluso elimine la ingesta de bebidas alcohólicas.
  • Evite el estrés, ya que contribuye a aumentar la presión arterial.
  • Mejore la calidad del sueño: un sueño reparador ayuda a reducir el estrés y a estabilizar la presión arterial.
  • Controle el nivel de colesterol y evite el sobrepeso.

Si sospecha que padece hipertensión, acuda a su médico para que pueda evaluar su caso y proponerle un tratamiento adecuado a sus características.