Hipertrofia muscular: incrementar la masa muscular

 

Nuestros músculos tienen una alta adaptabilidad: si sometemos un músculo a un esfuerzo físico adecuado, siempre y cuando tenga suficiente proteína, el músculo responde creciendo.

Este proceso se llama hipertrofia muscular, nombre científico dado al crecimiento de las células musculares, que supone un aumento del tamaño del músculo. Lo que viene a decir que, a través del almacenamiento de proteína muscular, el volumen de las fibras musculares aumenta y el músculo, en consecuencia, ofrece una mejor respuesta a la carga.

Para entender cómo se realiza el crecimiento del músculo es recomendable conocer algunos de los elementos de los que está formado:

  • Las miofibrillas son unidades funcionales muy pequeñas que permiten flexionar y contraer el músculo.
  • Los sarcómeros consisten, entre otras cosas, en filamentos de proteína y son los responsables de la contracción muscular.
  • Las miofibrillas repiten secciones de sarcómeros: hileras de proteínas musculares separadas por los llamados Z-discos, generando la característica estructura estriada del músculo esquelético.

Nuestros músculos esqueléticos pueden compararse con manojos de cables: se componen de conjuntos de fibras musculares o células dentro de las cuales se encuentran las miofibrillas. Es precisamente ahí –en esas pequeñas unidades– donde el músculo crece cuando se trabaja la fuerza.

 

Se hace más grueso

Si el músculo está sujeto a una carga regular, el diámetro de cada fibra del mismo aumenta, es decir, el músculo se vuelve más grueso. El término técnico para denominar este efecto es hipertrofia radial de las fibras musculares. En este caso, los nuevos filamentos de actina y miosina se producen en el ribosoma de las células musculares; produciendo un nuevo sarcómero que se añade en paralelo. Cuanto mayor sea el número de sarcómeros (unos junto a otros), el grueso de las miofibrillas aumentará y con ellas las fibras, es decir, todo el músculo. El resultado: el músculo contiene más material contráctil y puede producir más fuerza.

 

Se hace más largo

Los filamentos musculares pueden volverse tan largos como gruesos. Con la hipertrofia de las fibras longitudinales, los sarcómeros también se añaden, aunque en vez de agregarse en paralelo lo hacen en serie. El resultado: cuanto mayor sea el número de sarcómeros conectados en serie, más rápida será la fibra en contraerse, y mayor será el rango de movimiento, por lo que aumenta la fuerza.

En pocas palabras: los músculos crecen a través un proceso llamado hipertrofia de la fibra muscular, por lo que el cuerpo depone proteínas musculares. Si entrenamos intensamente y consumimos una dieta alta en proteína, podemos producir la proteína muscular y por lo tanto conseguir músculos más gruesos y / o largos.

Cuando entrenamos la fuerza en máquinas y ingerimos una dieta alta en proteínas, los músculos almacenan esta sustancia durante la fase de recuperación. El volumen de cada fibra muscular se incrementa y a su vez todo el músculo crece.

2018-08-02T14:38:55+00:00 7 agosto 2018|Entrenamiento|