Todo el mundo sabe que hacer deporte es sano, sin embargo, parece faltar conocimiento sobre cómo afecta el ejercicio físico a nuestro cuerpo.

No hace falta ser mayor para empezar a practicar deporte y prevenir enfermedades o algún tipo de disfunción. La práctica de ejercicio físico y el entrenamiento muscular en etapas jóvenes proporciona grandes beneficios.

1. El entrenamiento muscular mejora la función cerebral

Investigadores de la Universidad de Texas [1] han concluido que el entrenamiento de fuerza regular mejora la función cerebral. Se mejora el flujo de sangre al cerebro por la proteína BDNF, que se distribuye con cada contracción muscular, y se estimulan las células nerviosas, lo que las hace crecer, aspecto que ayuda a mejorar el rendimiento mental.

2. También mejora el estado de ánimo

Con una mayor actividad física haremos que las endorfinas circulen con mayor facilidad por la sangre, aspecto que nos ayudará a tener un buen estado de ánimo y a sentirnos mejor.

3. Nos proporciona fuerza

En nuestro día a día el cuerpo necesita energía para enfrentarse a los retos que nos planteemos. Gracias al entrenamiento muscular nuestro cuerpo ganará potencia. Además, entre otros, un entrenamiento muscular es básico para tener una columna vertebral lo más sana posible y evitar dolores en esta zona.

4. Ayuda a mejorar el físico

Nuestro físico así como nuestra forma de movernos vienen determinados principalmente por la condición y la forma de nuestros músculos. Por ejemplo, un aspecto flácido puede deberse a unos músculos sin entrenar. El entrenamiento muscular nos puede ayudar a sentirnos mejor con nosotros mismos, ya que el ver cómo mejora nuestra forma física, también puede mejorar nuestra autoestima y esto nos puede ayudar a desarrollar una mayor seguridad interna.

5. El movimiento ayuda a perder peso

Una musculatura fuerte es tan importante como una dieta adecuada para bajar de peso de forma saludable. Con esta combinación de dieta y ejercicio quemaremos grasa sin perder músculo porque los músculos entrenados se alimentan de la energía que se genera a partir de las reservas de grasas.
Además, unos músculos entrenados, en estado de reposo, tienen un consumo de energía superior a los no entrenados.
Numerosos estudios han demostrado que una musculatura entrenada y desarrollada es la forma más eficaz de reducir de forma sostenible el exceso de grasa corporal [2].

6. Ayuda a mantenerse joven

Aquellas personas que practican ejercicio de forma regular se sienten más en forma, más activos e incluso más jóvenes. Un estudio de la Universidad de Medicina de Hannover [3] ha confirmado que la edad biológica puede reducirse significativamente mediante el entrenamiento regular, y que practicar deporte estimula la regeneración celular.

7. Hace crecer el deseo sexual

El entrenamiento muscular aumenta el deseo sexual en hombres y mujeres. La razón es simple: un entrenamiento intensivo conduce a un aumento de la liberación de testosterona, que es responsable del placer sexual de ambos sexos.

8. Nos hace estar más sanos

El entrenamiento muscular no ayuda solo a combatir el dolor de la espalda y las articulaciones, sino que también mejora las condiciones de salud en problemas de corazón, diabetes, osteoporosis, Alzheimer y depresión. Esto es debido a la mayor liberación de la hormona Myokine durante el entrenamiento de fuerza.

Los estudios han encontrado que un entrenamiento de fuerza regular mejora la función cerebral de los humanos y reduce el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, la demencia o depresión hasta en un 40% [4]. La proteína BDNF, que se libera en cada contracción muscular, produce un crecimiento de las células nerviosas.

9. Puede mejorar la salud de nuestros huesos

Un flujo fuerte de sangre y una alta actividad metabólica caracterizan el funcionamiento interno de nuestros huesos, ya que son un tejido vivo. Los huesos también ganan a través del entrenamiento muscular ya que la tensión de los músculos, la compresión y las fuerzas de tracción muscular son transferidas al tejido óseo durante el ejercicio lo que, además de aportar minerales a estos tejidos, también ayuda a mejorar la densidad ósea y a incrementar su resistencia.

10. Mejora la salud de nuestros pies

¿Ha pensado en lo que trabajan nuestros pies y nuestras piernas durante el día?
Unos músculos más fuertes en la zona de los tobillos y las pantorrillas nos ayudan, por ejemplo, a reducir el riesgo de lesiones por posibles caídas. Un entrenamiento específico de estos músculos nos puede ayudar a mejorar la práctica de aquellos deportes en que se ejerza una carga muscular sobre esta zona del cuerpo.

Para conseguir unos hábitos de ejercicio saludables, no se necesita mucho tiempo. Trabajando el cuerpo solo 30 minutos, dos días a la semana es suficiente. El entrenamiento se adapta a las necesidades de cada persona, aportando más fortalecimiento a los músculos que más lo necesitan.

Más información sobre el método de entrenamiento de Wunder Training.

[1] http://www.menshealth.de/fitness/sportmedizin/pumpen-macht-schlau.257564.htm

[2] Geliebter et al.: Effects of strength or aerobic training on body composition, resting metabolic rate, and peak oxygen consumption in obese dieting subjects. In: The American Journal of Clinical Nutrition 1997; 66: 557-63; Bryner et al.: Effects of resistance vs. aerobic training combined with an 800 calorie liquid diet on lean body mass and resting metabolic rate. In: The American Journal of Clinical Nutrition 1999, 18(2): 115-21. Kraemer et al.: Influence of exercise training on physiological and performance changes with weight loss in men. In: Medicine & Science in Sports & Exercise 1999, 31(9):1320-9.

[3] http://www.mh-hannover.de/fileadmin/mhh/download/aktuelles_presse/medien-mhh/HAZ/130125_SportHerz_HAZ.pdf

[4] http://www.menshealth.de/fitness/sportmedizin/pumpen-macht-schlau.257564.htm